8 de noviembre de 2011

Sierra de la Cingla


Programa Naturaleza Abierta ANIDA, con la colaboración inestimable de la asociación naturalista ESTIPA (Jumilla).

Sierra de la Cingla. Con 1079 msm en el Picacho del Infierno, es uno de los 3 picos de Jumilla que superan los 1000 m junto a la Sª del Carche y Sª del Buey. Su origen está en el cretácico superior (arenas calizas) que nos aparece tras grandes fallas, anticlinales, cabalgando sobre calizas miocénicas, perteneciendo el conjunto al sector central de Sistema Prebético. El topónimo Cingla puede tener varios significados: que derive de cincha (latin: cingüla), correa que se ponía a las acémilas y bestias de carga para sujetar cargas pesadas y su traslado a la montaña como cinturón rocoso que tiene por una parte paredes rocosas y por otro llanuras escalonadas que sería el otro significado.


Unas 35 personas nos juntamos en total con el grupo de STIPA, en el Rincón de los Lobos, en la antigua Casa de Forestales en el camino del Gamellón, frente a la Cingla. Hechas las oportunas presentaciones nos dejamos guiar por las magistrales manos de los miembros de este joven grupo análogo al nuestro, como mayores conocedores de su entorno. La primera parada fue en unos pozos de agua lluvia a la orilla de una vereda o cañada, donde tenían agua y refugio para la trashumancia en su paso por el altiplano hacia tierras andaluzas buscando los pastos de verano. En el subsuelo pasa el acuífero Cingla-Cuchillo, nuestro pequeño río subterráneo. De allí pasamos a la rambla de la Casa Quemada, dejándola para subir a la pista forestal a la altura del Pico del Águila, desde esta panorámica comentamos los efectos erosivos y modificadores del paisaje, desde las naturales erosiones del agua en su discurrir por las ramblas, ahora refrenadas por distintas represas, al desmembramientos de las montañas por las canteras de calizas marmóreas, al nulo planteamiento ecológico para la instalación de los aerogeneradores que teníamos frente a nosotros, el abandono de cultivos y su lenta regeneración natural, la roturación de nuevos cultivos.

 El siguiente tramo discurría siguiendo una vieja senda recuperada de nuestros mayores por donde hacían saca de madera hasta encontrarnos de nuevo con la pista forestal y dejarla en el cruce hacia abajo para de nuevo adentrarnos en la rambla y al punto de origen. Durante el trayecto pudimos comentar a través de las huellas y señales los distintos seres vivos que la habitan, fauna, flora, hongos…A pesar de lo desapacible del día los integrantes de la actividad, creo, que quedaron contentos. Gracias a todos ellos y nos vemos en las siguientes.
Coordinadores: Fernando Rico y J. Ramón Díaz
Colaboración: ESTIPA











4 comentarios:

  1. Una excursión muy instructiva, aprendimos muchas cosas interesantes; a pesar del frío viento fue un paseo muy agradable. :)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:06 p. m.

    estoy de acuerdo con bélula, fue una mañana muy interesante, como siempre los miembros de Anida genial, y gracias a Stipa, por enseñarnos los pequeños tesoros de sus parajes.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:04 p. m.

    Enhorabuena a los miembros de ESTIPA. Gracias también a J. Ramón Díaz y Fernando Rico por coordinar la actividad.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con los comentarios anteriores, una mañana fría de temperatura pero cálida en lo respecta al amor y pasión por la naturaleza que demostraron en las explicaciones tanto los miembros de Anida como los de Stipa. Seguro que repetiré en cuanto pueda.

    ResponderEliminar

Translate