1 de junio de 2011

Sobre la intención de la Sociedad de Cazadores “San Huberto de aprovechar cinegéticamente el monte público “El Serral”

La caza condiciona el paso de las personas impidiendo que se lleven a cabo actividades al aire libre en codiciones de tranquilidad y seguridad. El senderismo, la bicicleta de montaña, etc, si se realizan con las debidas garantías (utilización de senderos y pistas forestales) son ambientalmente responsables. La caza es una actividad excluyente. La Constitución Española dice en su artículo 45 que todos tenemos el deber de conservar y el derecho de disfrutar del medio ambiente, y sin embargo eso no es factible cuando en el terreno por el que paseamos está permitido cazar.

Según datos de la Junta de Gobierno de 30/10/2007, la superficie de cotos de caza en Yecla es de 38.894 Ha., abarcando casi en su totalidad los 17.440 Ha. de superficie forestal de nuestro término municipal, es decir casi dos terceras partes de la superficie del término municipal de Yecla es coto de caza, una superficie más que generosa. Gran parte de la superficie restante es susceptible de un aprovechamiento cinegético en cualquier momento. Una modificación de la Ley de Caza permitió, afortunadamente, que en los terrenos libres, es decir, no acotados, se prohibiera la caza.
El Serral y el Monte Arabí (montes públicos de propiedad municipal) son espacios naturales donde no se permite la caza, siendo visitados habitualmente por senderisas, ciclistas, etc. Por tanto, constituyen dos excepciones a la regla general: casi todos los espacios naturales públicos son cotos de caza. El Serral y el Monte Arabí se configuran en la práctica como “islas-territorio” en el interior de una abrumadora red de cotos privados de caza.
En nuestros montes públicos la sociedad de cazadores San Huberto tiene adjudicados numerosos aprovechamientos cinegéticos, más que suficientes: Cerro de las Condenadas, Cerro de la Flor, Castillarejos, etc, etc. Por otra parte, en la Sierra de “El Serral” y en el Monte Arabí, se autorizan puntualmente, de forma justificada, batidas de jabalíes a la Sociedad de Cazadores “San Huberto”, cuando, a petición de los daminificados y previa comprobación de la administración, se producen daños en la agricultura.

ANIDA se opone al aprovechamiento cinegético como coto de caza menor de “El Serral”, una minoría de cazadores no debe imponerse sobre una inmensa mayoría de yeclanos que NO CAZA.
ANIDA reclama el derecho de los ciudadanos de Yecla a disfrutar de este singular paraje sin estar sujeto a la amenaza y el ruido de los disparos de los cazadores, el derecho a deambular libremente por el mismo sin estar sujetos de las restricciones, obstáculos y peligrosidad a que da lugar la actividad cinegética.
Carmelo Lara, 01-06-2011


Correo electrónico enviado a los grupos municipales:
Tenemos noticias de que la sociedad yeclana de cazadores "San Huberto" está intentando adjudicarse los derechos de caza del monte público “El Serral”.
El Serral es un espacio protegido, catologado como LIC (Lugar de Interés Comunitario) y de propiedad municipal. Numerosos son los colectivos que disfrutan de este singular rincón yeclano: senderistas, ciclistas, vecinos del paraje, etc. Autorizar la caza en este espacio natural protegido por la Red Natura 2000, conllevaría de forma inherente un riesgo para la seguridad de todas estas personas. La inmensa mayoría de la sociedad yeclana NO CAZA, la actividad cinegética es excluyente, no permite el disfrute de un espacio natural al resto de la sociedad. La sociedad de cazadores ya dispones de suficicientes adjudicaciones de montes públicos para el desarrollo de su actividad
ANIDA muestra su total rechazo a esta propuesta y la firmeza en el desarrollo de las acciones que estimemos oportunas para evitar este atropello al sentido común, esperando al mismo tiempo de los grupos municipales que muestren un rechazo rotundo.
Carmelo Lara, 30-05-2011

Compartir


5 comentarios:

  1. La minoria "poderosa" aplastando a los demas. Alucino cuando pequeños grupos de personas con "cierta mano" (politica, economica, favores pendientes...) utiliza sus contactos para adueñarse y hacer propios y exclusivos los derechos de todos. El Serral es tan mio como suyo, y YO NO QUIERO MAS ESCOPETEROS POR MI MONTE. Bastante tienen con la "epoca preferente de caza" y las hectareas permitidas para ese uso.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:34 p. m.

    si eso estamos de acuerdo que los montes son de todos pero tanto que quereis los montes y pasear por ellos ser mas tolerantes y cuidarlos como si fueran vuestros no ensuciandolos y depositar escombros y de mas por querias en ellos.
    por lo que yo soy cazador y sin nuestra practica de cuidar y respetar la naturaleza como lo estamos aciendo no tendriamos nada
    por que, la espcie de conejos que tenemos en nuestro municipio es muy dañina para los agricultores de yecla y quien paga esos daños la poblacion no cazadora de yecla o los socios de las sociedades con sus tributos anuales
    un saludo y hay queda eso solo pensar en lo que sea comentado

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:38 a. m.

    Si tanto conejos hay en Yecla, no llego a entiender porqué cazáis zorros. En la cadena trófica el zorro se alimenta, entre otras cosas, de conejos, por tanto si hay demasiados conejos el zorro regula sus poblaciones. Las poblaciónes de zorros y conejos se autoregulan.
    ¿Alguien puede entender que se cazen zorros en un ecosistema con exceso de conejos?

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:41 a. m.

    Nosotros, los naturalistas o ecologistas, no depositamos escombros ni tiramos basuras en nuestros montes. Al contrario, parece ser que somos los únicos que denunciamos estos hechos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:47 p. m.

    Los conejos se cazan, los zorros se cazan, todo se caza, todo para ellos, todo para el cazador.

    ResponderEliminar

Translate