16 de febrero de 2009

Águila real en el Monte Arabí


El despertar de la primavera
Nuestra mayor rapaz en Yecla, el águila real (Aquila chrysaetos) sigue reafirmando los lazos de unión con su pareja, a la que es fiel a lo largo de su vida si no se ve truncada por venenos, caza, y demás factores en su mayoria antrópicos. Vuelan en circulos armoniosamente, paralelas, ascendiendo y descendiendo, el macho hace dos picados seguidos; tras coger altura con las alas cerradas se deja caer a gran velocidad por unos segundos. Descansan en sus otaderos y de nuevo sobrevuelan el paraje, ahora en compañía de una veintena de chovas que incordian sin atacar. Se une otro ejemplar más joven, quizas un vastago de esta pareja que ya luce todo su plumaje oscuro, al contrario que este más joven que lo delata manchas blancas en la cola y en la base de las alas en la parte inferior. Al poco se ve desplazado y marcha a otra zona del paraje. Conejos y liebres también empiezan a buscar pareja, estos primeros ya han tenido gazapos que curiosean al borde de sus huras. El zumbido de abejas y abejorros ya es notorio en romeros, brezos y almendros que comienzan a florecer. Incluso mariquitas ya estan en pleno ajetreo aprovechando estos cambios de temperatura. Al otro lado tres cernicalos, dos machos y una hembra se siguen disputando cuando la reproducción está a punto. Otra liebre no ha tenido tanta suerte y se ha ahogado en una de las tantas balsas que proliferan por doquier.
Viernes 13- Feb. 2009. Monte Arabí.
Texto y fotos: Jose Ramón Díaz Juan








1 comentario:

  1. Anónimo6:24 p. m.

    gracias!!!!
    seguid ayudando asi a las pobres aves
    felicidades por vuestra faena.

    ResponderEliminar

Translate